Llevo tiempo sin publicar, pero no me he estado quieto y os quiero contar las pequeñas novedades. Los tiempos de estas cosas son muy lentos y cuando tendemos a medirlas con la dimensión de tiempo con la que estamos acostumbrados a vivir,  puede llegar a desmoralizar un poco. Pero lo importante es que vaya habiendo avances, aunque sea pequeños.

Respecto al proyecto de la reconstrucción de la represa, todavía se está recopilando todo el papeleo. La última vez que hablé con Manos Unidad me comentaron que estaban pendientes de recibir los planos de la represa, para la evaluación por parte del equipo técnico del proyecto. Entiendo la necesidad de documentar correctamente los proyectos, ya que necesidades en este mundo hay muchas y los proyectos que se financian tiene que tener todas las garantías pues no se trata de regalar ni los esfuerzos ni el dinero, pero cuando se vive en una comunidad aislada como Netia, a 120 km de la capital de la provincia, hay cierto tipo de documentación que es realmente complicado de obtener. Me tranquiliza por otra parte el feedback que me dieron de manos Unidas sobre el trabajo que están realizando en la zona. Están realmente impresionados con el trabajo que está haciendo allí y están dispuestos a seguir ayudándoles. El reto de la reconstrucción de la presa sigue por lo tanto su curso y será (espero) sólo cuestión de tiempo comenzar con la reconstrucción. En diciembre comienzan de nuevo las lluvias, así que lo ideal es que comiencen las obras de reparación antes, o nuevas lluvias podrían destrozar lo poco que queda en pié. Es un carrera al tiempo, allí donde el tiempo es muy relativo. Nadie ha dicho que estas cosas fueran fáciles.

Y seguimos con el tema de conseguir la electricidad. En este punto voy a hacer un pequeño resumen para situarnos en dónde estamos después de casi un año.

Regresé de Netia en septiembre del año pasado con un presupuesto del 2015 para extender la red eléctrica esos 3 km que los separan de la toma de corriente en la carretera principal. Ese presupuesto ascendía a unos 100.000€. Intenté mover ese presupuesto, pero no conseguí llevarlo a buen puerto (asumo que mucha culpa de eso lo tuvo mi falta de conocimiento y experiencia en estas cosas).

Gracias al hermano de un amigo conseguí un contacto en una ONG (Energía SIN Fronteras). El planteamiento con ESF era partir de cero y buscar la posibilidad de conseguir la energía que necesitan a través de las energías renovables. ¿Por qué apostar por las energías renovables en vez de por las convencionales? Por varios motivos: En la escuela agraria se fomentan los valores de la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente, valores muy relacionados con las energías renovables; con las energías renovables no dependerían de la red eléctrica pública, y evitan riesgos de cortes de suministros, no tan extraños en algunos países; el coste por consumo de electricidad con las energías renovables tiende a cero. Si requiere un mantenimiento, pero tras una formación adecuada de la población local eso supone una oportunidad para su desarrollo profesional. La verdad es que ESF me ayudó en todo lo que pudieron, pero nos quedamos atascados en la identificación real de las necesidades de consumo. Desde Netia intentaron enviarme un inventario de necesidades pero con esa información el técnico no podía realizar sus cálculos para estudiar la viabilidad. Ni la gente que está en Netia ni yo, sabíamos cómo tomar esas especificaciones, así que nos quedamos en punto muerto desde entonces.

Me avisaron desde Netia que a finales del mes de abril iba a ir a visitarles de una ONG de Bélgica (Energy Assistant). Habían conseguido el contacto a través de otro conocido suyo. Yo había pensado volver a visitarles por entonces, así que hice coincidir mi viaje con el de los belgas. Los belgas estuvieron dos días en la Misión, tomando los requerimientos. Con los belgas volvíamos a la idea original, la de extender el tendido eléctrico desde le carretera principal. La verdad es que todo parecía ir bien y parecía que se iba a conseguir electricidad, pero pasaron los días, las semanas y los meses y no se volvió a tener noticias de la ONG, así que decidí volver a empezar.

Casualidades de la vida, mi prima (¡Saludos Raquel!), que sigue mis desventuras, comentando en su trabajo la locura en la que me había metido, se enteró que la suegra de su jefe trabajaba en una ONG en Madrid, África Directo y me facilitó su nombre, así que me metí en la página web de la ONG, busqué una dirección de contacto y les escribí un email. Ese mismo día me respondieron y tras un par de correos intercambiando información quedamos en que me iban a presentar a un ingeniero especializado en energías renovables que colabora en proyectos con ellos y precisamente estaba comenzando un viaje por el este de África, subiendo desde Sudáfrica hasta Etiopía en un viaje de ida y vuelta en 4 x 4 y tenía pensado pasar por Mozambique y podría visitarles. Guadalupe, de África Directo me puso en contacto con Javier (que así se llama el ingeniero). Nos cruzamos algunos whatsapp y por fin el jueves hablamos un buen rato. Le comenté con un poco más de detalle lo que había allí y lo que necesitábamos para empezar a andar: Una toma de requerimientos inicial que nos permita continuar con la fase de diseño del proyecto, ya que sin un proyecto es muy difícil que alguien te ayude. La idea sigue siendo conseguir la electricidad a través de las energías renovables.

En dos semanas (tres como mucho), Javier llegará a Netia. Allí ya le está esperando. Podrá ver todo aquello (la escuela pública de primaria, el hospital, la escuela de formación profesional agraria, la casa de las niñas, las residencias de estudiantes, etc.) y ver la potencia que se necesitaría y las condiciones del terreno, y de ahí, con un poco de suerte, podremos disponer de la información necesaria para poder abrir un proyecto. Todavía no sé cómo conseguir la financiación, pero los problemas mejor afrontarlo de uno en uno, y en estos momentos, el hecho de conseguir identificar las necesidades de consumo de la forma en la que se precisa para poder avanzar cono esta locura ya me supone un puerto de montaña difícil de superar.

Así es como están las cosas por el momento y espero seguir compartiendo con vosotros avances en las próximas publicaciones, porque siempre que haya avances será una buena cosa.

 

 

 

y le escribí un email al buzón genérci su nombre.

Se puede no hacer nada, o se puede compartir
onpost_follow 5