Estimado Parlamento Europeo,

 

Espero que por allí arriba todo vaya bien. Por aquí abajo más o menos como siempre.

Te escribo con relación a la declaración de emergencia climática que aprobaste el pasado 28 de noviembre. Yo tan sólo soy un particular preocupado por el medio ambiente y el desarrollo sostenible y como tal me dirijo a ti. Sí te pediría, por favor, que intentases leer esta carta con los ojos de un niño, sin prejuicios ni ideas preconcebidas. Sé que no es sencillo, pero sólo así podrás entender esta carta tal y como fue escrita. Por delante quede que yo sólo me represento a mí mismo. No busques detrás de mis palabras ni banderas, ni símbolos, ni colores, porque sencillamente en esta carta no tienen cabida.

Cuando escuché la noticia de tu declaración, como ciudadano preocupado que soy, no me quedé tan sólo con el titular. Acudí a la fuente, o sea, a ti, para leer la resolución entera y  me surgieron tres dudas que me gustaría plantearte, a ver si me las puedes resolver. Comienzo por la primera, por aquello de mantener un orden, pero permíteme que antas haga una breve introducción, por aquello de situarnos en un contexto.

Hace unos años, en la Bahía de Rovuma, en la provincia de Cabo Delgado, al norte de Mozambique, se descubrieron varias bolsas de gas con un volumen aproximado de unos 5,7 billones de metros cúbicos. Para la explotación de ese gas se creó el consorcio Mozambique Rovuma Venture, formado por varias petroleras y organismos gubernamentales. Dentro de esa corporación hay dos empresas con capital europeo: Galp Energia de Portugal y  el Grupo ENI de Italia (si quieres más detalle del consorcio, las empresas que lo forman, el volumen de la inversión, etc. puedes consultarlo en este enlace del ICEX). Según dice el Grupo ENI en su página web el consorcio ha obtenido la aprobación del Gobierno de Mozambique para la instalación en alta mar de una unidad flotante para el tratamiento, licuefacción y almacenamiento de gas natural (FLNG) con una capacidad de aproximadamente 3,4 mmtonnes / año alimentada por 6 pozos submarinos.

No sé si te han comentado que el gas natural también es un combustible fósil. Es un hidrocarburo formado principalmente por metano, aunque también suele contener una proporción variable de nitrógeno, etano, CO2, H2O, butano, propano, mercaptanos y trazas de hidrocarburos más pesados. Es cierto que la combustión del gas natural es más limpia que la de otros combustibles fósiles como el petróleo o el carbón (entre un 40 y un 50% más limpia, que tampoco es que sea cero emisiones), pero durante el proceso de extracción se producen grandes emisiones de CO2 y metano, además de tener otras consecuencias no deseables como la contaminación del agua potable subterránea, un recurso natural vital y muy escaso en la mayoría de los países del África Subsahariana.

Una vez hecha la introducción, te planteo mi primera duda. Las medias que deben tomar los estados miembros para reducir la emisión de gases invernadero a la atmósfera, ¿Incluye también a las operaciones de las empresas con capital europeo más allá de las fronteras de la Unión? Te lo pregunto porque hasta donde yo sé, corrígeme si me equivoco, la atmósfera no tiene fronteras y no nos va a servir de mucho que se bajen las emisiones en territorio europeo y se incrementen en el oceano índico, ¿No crees?

Mi segunda duda la tengo con esta parte de la resolución: “[El Parlamento Europeo] …pide a la Comisión, a los Estados miembros y a todos los agentes mundiales, y declara su propio compromiso, que adopte con urgencia las medidas concretas necesarias para luchar y contener esta amenaza antes de que sea demasiado tarde”.

Cuando leí este pedacito de la declaración lo siguiente que hice fue buscar en Google “¿Para qué sirve el parlamento europeo?”. Me salieron muchos resultados, pero yo me quedo con estos dos trocitos, que además son tuyos: “El Parlamento Europeo decide junto al Consejo de la Unión Europea (los Gobiernos de la Unión) sobre el presupuesto y la legislación de la Unión…”, La gran mayoría de la legislación de la Unión se aprueba mediante el procedimiento legislativo ordinario, también conocido como «procedimiento de codecisión». Es el procedimiento que se utiliza con más frecuencia y que da el mismo peso al Parlamento Europeo y al Consejo de la Unión Europea con respecto a una gran variedad de ámbitos, como por ejemplo la inmigración, la energía, el transporte, el cambio climático, el medio ambiente, la protección de los consumidores y la gobernanza económica”. Entiendo entonces que una de tus funciones es la de legislar. Está bien saberlo. Poder, parece que puedes hacerlo.

Y aquí va mi segunda duda. Con sinceridad, entre tú y yo, ante una emergencia climática ¿Te parece lo más acertado confiar en que sean los gobiernos de los estados miembros los que decidan qué medidas van a adoptar? A ver, no es que dude de sus capacidades, pero ante una emergencia entiendo que se deben reducir los riesgos y, que quieres que te diga, que el Ministerio de Economía y Finanzas de Italia (órgano del gobierno italiano, estado miembro) sea el propietario del Grupo ENI (junto al Banco Popular de China) y que, según dice en su página web, tengan previsto empezar dentro de dos años el proceso de extracción del gas natural en Mozambique (con todo lo que eso implica), no sé cómo lo ves tú, pero a mí me parece un riesgo y me hace, cuanto menos, dudar de su interés. Que quieres que te diga, poner al zorro cuidando de las gallinas, tal vez no parece lo más conveniente. ¿No crees?

Y ya para terminar te planteo la tercera duda. Tú ya has hecho tu declaración. Ya has dicho que es una emergencia, has arengado a los gobiernos de los estados miembros y has dicho que vas a sustituir tu flota por vehículos de cero emisiones. Muy bien, yo también reciclo, utilizo el transporte público e intento racionalizar el consumo ¿Y ahora qué? Tú, como Parlamento Europeo ¿Qué más piensas hacer?

Atentamente,

 

Un particular preocupado, sin más.

Se puede no hacer nada, o se puede compartir
onpost_follow 4