Hoy me he despertado antes de que sonase el despertador. A oscuras he tanteado la mesita de noche hasta encontrar el teléfono móvil que lo había dejado cargando toda la noche. Eran las 6:54 y todavía no había amanecido. Me incorporé en la cama y busqué con los pies las zapatillas. Sólo pude encontrar una. Encendí la luz de la habitación y eso me ayudó a encontrar la zapatilla díscola que asomaba por debajo del edredón. Fui al cuarto de baño. No se veía nada. La batería del cepillo eléctrico se había recargado y la pequeña luz vede que parpadea en el proceso de carga estaba apagada. Encendí la luz, y sin más diré que cuando salí la volví a apagar. Fui a la cocina, encendí la luz. Saqué de la nevera una botella de leche y un cartón de zumo de naranja. Eché en una taza dos cucharaditas de café soluble, la leche y lo metí un  minuto y medio en el microhondas. Hacía frío, y estoy superando un catarro que me ha tenido fuera de servicio una semana, así que enchufé la caldera y puse la calefacción. Me puse un vaso de zumo y sonó la campanita del microhondas. Endulcé el café con dos cucharaditas de miel y me llevé la taza de café y el vaso de zumo de naranja al cuarto de estar. Con el codo, y sin derramar ni una gota, encendí la luz. Cogí el mando a distancia y puse las noticias. Nada nuevo, lo de siempre. Mientras removía con una mano el café, con la otra miraba el móvil. No tenía ninguna notificación de la página del facebook, ningún me gusta nuevo, ningún comentario, ninguna vez compartido nuevo. Es una semana complicada con el puente de diciembre, pensé; o eso os es que lo que publico no es interesante, que también puede ser. Accedo al email y veo que me había escrito el Padre Gasolina, de la Misión de Netia. Tras la reunión mantenida con las ONG Boabad Mozambique y Energía sin Fronteras le había pedido que intentase identificar las necesidades de consumo de electricidad que tenía, y ya me había respondido. Me había adjuntado un documento, así que preferí verlo en el ordenador, me parece más cómodo. Encendí el ordenador y el monitor, accedí al buzón de correo. Leí su email. Una vez leído abrí la página de administración del blog, creé una nueva entrada seleccionando la categoría Dándole forma al cómo, y empecé a escribir esta publicación.

Después de esta publicación enviaré un email a Carlos, de Energía sin Fronteras reenviándole la información que me ha facilitado el Padre. Luego, apagaré el ordenador y el monitor, volveré a sentarme en el sofá y seguiré viendo las noticias mientras me acabo el café y el zumo. Me fumaré un cigarro o dos. Una vez termine, volveré a la cocina y fregaré la taza y el vaso. Como está la caldera encendida no me congelaré las manos. Iré a la habitación, y encenderé la luz para elegir la ropa que me voy a poner y la dejaré encima de la cama. Iré al cuatro de baño, encenderé la luz y me ducharé. Me peinaré, me lavaré los dientes y volveré a dejar en el cargador el cepillo de dientes cuando acabe. Volveré a la habitación. Me vestiré, me calzaré. Me pondré el abrigo y la bufanda, que hace mucho frío. Apagaré todas las luces que haya dejado encendidas, la calefacción y desenchufaré la caldera. Saldré de casa y encenderé la luz del descansillo para acertar con la llave en la cerradura. Para bajar, cogeré el ascensor y antes de pisar la calle me colocaré bien la bufanda. Una vez en la calle me dirigiré a la cafetería de la plaza a esperar por mi hermano para ir juntos a la oficina, mientras en mi cabeza no dejará de dar vueltas una pregunta «¿Cómo sería mi día a día sin electricidad?».

Estas son las necesidades de consumo de electricidad que demandan, tal y como les solicité, ordenadas de lo más prioritario a lo menos prioritario:

  • 12 horas al día, 7 días a la semana, para el bombeo de agua potable de los 4 pozos, para el consumo de los enfermos del centro médico, los estudiantes y el personal  (funcionarios del hospital y de las escuelas de primaria y profesional).
  • 4 horas al día, 7 días a la semana para el bombeo de agua para los 6 tanques (de 10 litros cada uno) para regar los campos de producción de la Escuela Profesional Familiar Rural.
  • 2 horas al día, 4 días a la semana para 2 lavadoras en el hospital para poder lavar la ropa de cama.
  • 12 horas al día (de noche), 7 días a la semana, para 1 luz en la sala de urgencias (banco de socorro), para poder atender a los enfermos de urgencias que lleguen de noche.
  • 12 horas al día (de noche), 7 días a la semana, para 1 luz en la sala de partos del hospital, para poder atender los partos de noche.
  • 12 horas al día (de noche), 7 días a la semana, 1 luz en el camino a las letrinas del hospital, para que no haya accidentes.
  • 24 horas al día, 7 días a la semana energía en el laboratorio del Hospital para poder analizar las muestras de los análisis.
  • 24 horas al día, 7 días a la semana energía en una sala propia del Hospital, para poder conservar los medicamentos refrigerados y el material esterilizado.
  • 24 horas al día, 7 días a la semana energía para la refrigeración y conservación de los alimentos en la escuela de formación profesional.
  • 4 horas por día (dos por la mañana, dos por la tarde), 7 días por semana, para la carga de los ordenadores e impresoras en la secretaría del Hospital, para la emisión e impresión de documentos.
  • 4 horas al día, (dos por la mañana, dos por la tarde), 3 días a la semana para la energía de 10 portátiles en la sala de informática de la escuela de formación profesional.
  • 4 horas al día (dos por la mañana, dos por la tarde), 2 días a la semana para los talleres prácticos de la escuela de formación profesional.
  • 4 horas al día (dos por la mañana y dos por la tarde), 5 días a la semana para la carga de la batería de 3 portátiles en los despachos del gestor, director adjunto pedagógico y el responsable del internado de la escuela de formación profesional.
  • 4 horas al día (dos por la mañana y dos por la tarde), 5 días a la semana para la carga de la batería de un portátil y una impresora en la secretaría de la escuela de formación profesional.
  • 24 horas al día, 7 días a la semana para la refrigeración de los alimentos en el centro polivalente (este centro se utiliza para convivencias que tienen con los líderes de las 214 comunidades a las que dan servicio, que se reúnen cada poco tiempo para compartir los problemas que tienen en las comunidades, impartir formación, etc. )
  • 12 horas al día (de noche), 7 días por semana una luz para iluminar el camino al cuarto de baño en el centro polivalente, para evitar accidentes.
  • 12 horas al día (de noche), 7 días por semana una luz para iluminar el camino al cuarto de baño en internado de la casa de las niñas, para evitar accidentes.
  • 12 horas al día (de noche), 7 días por semana una luz para iluminar el camino al cuarto de baño en internado de la casa de las chicas de la escuela de formación profesional, para evitar accidentes.
  • 12 horas al día (de noche), 7 días por semana una luz para iluminar el camino al cuarto de baño en internado de la casa de las chicos de la escuela de formación profesional, para evitar accidentes.
  • 12 horas al día (de noche), 7 días por semana, una luz en 1 dormitorio de mujeres en el centro polivalente.
  • 12 horas al día (de noche) , 7 días por semana, una luz en 1 dormitorio de hombres en el centro polivalente.
  • 12 horas al día (de noche) , 7 días por semana, una luz en los 2 dormitorios de la casa de niñas.
  • 12 horas al día (de noche) , 7 días por semana, una luz en los 2 dormitorios del internado de las chicas de la escuela de formación profesional
  • 12 horas al día (de noche) , 7 días por semana, una luz en los 2 dormitorios del inernado de los chicos de la escuela de formación profesional
  • 24 horas al día, 7 días a la semana para el funcionamiento de una galería y congelador, para la conservación de los alimentos de la Misión (en la casa de los Padres)
  • 12 horas al día (de noche) , 7 días por semana, para la iluminación de 6 habitaciones, dos salas, una cocina, una pequeña capilla, y el funcionamiento de una galería y un congelador, un televisor, y cargar un portátil y una impresora en la casa de los padres (en la casa del Padre es donde se alojan, además del Padre, aquellos voluntarios que decidan ir a ayudarles en el desarrollo de los muchachos).
  • 12 horas al día (de noche) , 7 días por semana, para la iluminación de 6 habitaciones, dos salas, una cocina, una pequeña capilla, y el funcionamiento de una galería y un congelador, un televisor, y cargar un portátil y una impresora en la casa de las hermanas (en la casa de las Hermanas es donde se alojan, además de las Hermanas, aquellas voluntarias que decidan ir a ayudarles en el desarrollo de los muchachos).
  • 5 horas al día (de 17:00 a 22:00), 5 días a la semana (de lunes a viernes) para dar luz a 4 salas de aulas, con capacidad para 40 alumnos para poder implementar un turno de noche de la escuela de formación profesional
  • 12 horas al día (de noche) , 7 días por semana, para la iluminación de la iglesia parroquial (en la iglesia y en la sacristía).

 

 

 

 

Se puede no hacer nada, o se puede compartir
onpost_follow 5