Ya empieza a ser costumbre, pero tengo que comenzar esta publicación, una vez más, pidiendo disculpas. Finalizó el crowdfunding y desaparecí, pero os aseguro que no me escapé a ninguna isla desierta con lo recaudado, aquí sigo. He estado en un tiempo de desconexión no buscada. Al igual que en Mozambique hay enfermedades endémicas muy jodidas como la malaria, el cólera o la fiebre tifoidea, nosotros aquí (en el “primer mundo”) hemos creado otras enfermedades, también endémicas, como el estrés, la ansiedad y la depresión, que pueden no llegar a ser mortales si se tratan a tiempo, pero que también son muy jodidas. Te asoman al vestíbulo del infierno y, si no te sujetas bien, te puedes llegar a caer dentro. Pero bueno, no he vuelto a publicar en el blog para hablar de mí. Esto nunca ha ido de mí, sino de ellos.

Ayer la ONG Baobab Mozambique realizó la última transferencia que quedaba pendiente a Arconi Solutions. No se había realizado antes porque se lo tenía que autorizar yo y yo no daba señales de vida, no podía. Así que mis “vacaciones forzosas” han retrasado un poco más el proyecto ☹

No se obtuvo toda la financiación solicitada en el crowdfunding, pero sí se consiguió lo suficiente como para poder cubrir la deuda que nos dejó la fundación de Ciudad Real al no poder cumplir su compromiso con la cofinanciación (40.000€). También se consiguieron 7.022€ extra para poder implementar algunas mejoras en el sistema, no todas, pero sí algunas.

El coste final del Proyecto completo (incluyendo todas las mejoras propuestas) ascendía a 134.361€ y finalmente se han conseguido 119.833,70€, recaudado a través de las siguientes fuentes:

  • Financiación total aportada por Manos Unidas: 80.604,70 € . Inicialmente, en el mes de dicuiembre del año pasado, Manos Unidas había aprobado una financiación de 72.811,70 € pero, tras enterase de que la fundación de Ciudad Real no podía cumplir su compromiso de cofinanciación debido al impacto que había tenido el COVID-19 en las ayudas a este tipo de proyectos y, ante el esfuerzo que estábamos haciendo para tratar sacar adelante el proyecto después de este nuevo obstáculo, de forma extraordinaria aprobaron en el mes de julio una ampliación de la financiación de 7.793,00 € que nos ayudaba a cubrir lo que nos faltaba de la deuda.
  • Un amigo y su familia colaboraron con donaciones por un total de 17.000€, que realizaron a través de Manos Unidas. Sinceramente, por mucho que yo me hubiese empeñado, si no llega a ser por este amigo y su familia, nada de esto hubiera podido hacerse realidad. Nunca se lo podré agradecer lo suficiente. No sólo por esos 17.000€, sino por todo lo que me ha ayudado.
  • Lo que se obtuvo del crowdfunding fueron 10.909,25€.  Realmente el importe total recaudado en donaciones fue de 11.496€, pero a eso se le tuvo que restar la comisión de la Fundación Migranodearena y las comisiones bancarias de los pagos realizados por tarjeta o Paypal. No puedo más que agradecer también a todas y cada una de las personas que han ayudado en el crowdfunding. Había quien me conocía, pero la mayoría de los donantes no me conocían de nada y confiaron en mí y el que lo estaba intentando. Sin ellos, esto tampoco se hubiese podido hacer realidad.
  • También llegaron, principalmente de amigos y familiares, pero también que personas anónimas, donaciones a través de la cuenta bancaria que la ONG Baobab Mozambique nos había cedido para la recaudación de este proyecto (muchas gracias Baobab Mozambique por todo vuestro apoyo). En total llegaron 2.319,75€. También a esas personas, muchísimas gracias de todo corazón.
  • Y por último, 9.000€ de dos préstamos personales que pedí al banco y que transferí a la cuenta de Baobab para la financiación del proyecto. Estaré un tiempo haciendo juegos malabares y con la lengua fuera para llegar a fin de mes, pero ya se sabe, “quien algo quiere, algo le cuesta” y, mientras conserve el trabajo, iré pagándolo poco a poco. Menos cafés y vacaciones a cambio de llevarles la energía merece la pena. Al menos para mi.

Nos faltaron 14.527,30€ para poder implementar todas las mejoras, así que se ha tenido que dejar fuera el sistema de monitorización en remoto, la línea de baja tensión independiente para el Hospital (el Hospital tendrá luz, pero utilizando la misma línea de la escuela) y el mantenimiento durante los tres primeros años. Si se incluirán las mejoras relacionadas con el aumento de la capacidad del sistema, para poder atender las necesidades futuras de la escuela.

En la escuela ya han limpiado el terreno donde irá el sistema. El contenedor ya está montado, testado y eperando en Valencia para ser enviado por barco hasta el puerto de Nacala. Una vez Arconi reciba el dinero de la transferencia realizada ayer, el siguiente paso será enviar el inventario completo del material que se enviará en el contenedor a la escuela para que puedan solicitar la exoneración de los aranceles e impuestos. Hasta que no se obtenga la exoneración no se podrá enviar el contenedor, ya que, si llegase el contenedor al puerto sin disponer de dichas exoneraciones, el material se tendría que quedar esperando en el puerto, con la correspondiente penalización económica que eso conlleva. El transporte marítimo del contenedor lleva aproximadamente unos 28 días. Básicamemte y resumiéndolo mucho, luego quedaría sacarlo del puerto, transportarlo hasta el terreno, realiza una pequeña obra civil para construir los cimientos y pilares que sostendrán el sistema y los paneles, realizar las zanjas y el cableado para la distribución de la electricidad a los diferentes edificios, montar los paneles solares, intalar el contenedor (que ya se envía preinstalado desde España), conectar todo el sistema y encender la primera bombilla 🙂

Estoy esperando que Arconi me confirme los siguientes pasos y las fechas estimadas. En los tiempos que vivimos, a las complicaciones que ya de por si tienen este tipo de proyectos, este año hay que sumarle la variable de la pandemia. El Covid ya nos impactó con la financiación, así que esperemos ahora nos de una tragua.

Mi intención era pedir una excedencia en el trabajo de un mes para estar allí durante la instalación del sistema, pero con los préstamos llego justito a fin de mes y si me pido la excedencia sería sin sueldo y no podría hacer frente a los gastos fijos, así que no va a poder ser, pero aunque yo no pueda estar allí  para contarlo, ya me encargaré de que me vayan enviado fotos y vídeo para poder compartirlas por aquí.

En cuanto tenga más información me comprometo a publicarla. La temporada de lluvias en Mozambique comienzan en el mes de diciembre y el sistema debería estar instalado antes, así que mucho tiempo no nos queda, pero se conseguirá. Se tiene que conseguir.

Me alegro de volver a estar por aquí.

 

Se puede no hacer nada, o se puede compartir
onpost_follow 5