Todo camino comienza con un primer paso y aquí os comparto el mío. Esta semana me he propuesto caminar una hora todos los días para ir empezando a desoxidarme un poco. De momento las caminatas las llevo bien, aunque noto un poco cargadas las piernas, algo normal, teniendo en cuenta que antes no me movía nada. Lo de dejar el tabaco lo llevo peor, pero resisto. Hay cigarrillos muy relacionados con rutinas y hábitos, que voy a tener que cambiar. El lunes me he pesado y el fin de semana os compartiré de qué peso he partido y si he bajado algo esta semana simplemente con las caminatas (y sin las palmeras de chocolate). Seguimos construyendo el Después.

 

Se puede no hacer nada, o se puede compartir
onpost_follow 5